sábado, 24 de marzo de 2018


La relación entre la fantasía medieval y el anime es de sobra conocida y la lista de títulos con esa temática sería larguísima. Hoy nos centraremos en dos de los más recientes, que aportan una visión personal, a menudo de "metajuego" al cliché de "ir de dungeons".


Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatte Iru Darouka

Bell Cranel visita a diario el Dungeon para intentar mejorar sus habilidades y conseguir algo de dinero con el que mantener a la diosa que le ha bendecido, Hestia. Por ahora sólo es un aventurero de nivel bajo, pero está decidido a seguir adelante y llegar a ser digno algún día de la Princesa de la Espada, Aiz Wallenstein.

Un título interminable, abreviado normalmente como DanMachi, y cuya traducción, aunque parezca mentira, sería "¿Qué tiene de malo intentar ligar en una mazmorra?". Por suerte esta frase no tiene mucho que ver con el argumento real. Publicado originalmente como novelas ligeras, escritas por Fujino Ōmori e ilustradas por Suzuhito Yasuda, la adaptación a anime sólo tiene de momento una temporada. En febrero de este año se anunció la segunda, así como una película con una historia propia.

DanMachi tiene grandes cantidades de humor y el habitual fan service, y probablemente sea el anime menos serio de los dos mencionados en esta reseña. Sin embargo es una serie que no descuida la acción, con batallas épicas, personajes que se hacen simpáticos con rapidez y un mundo propio con secretos que se van desvelando capítulo a capítulo.

La  parte "rolera" del asunto está muy presente, incluso de forma explícita: el Dungeon, una estructura enorme situada en la ciudad en la que se sitúa el anime, tiene niveles y monstruos de dificultad creciente. Los aventureros tienen atributos y habilidades especiales, ganan poderes y su progresión se inscribe en un tatuaje de su espalda que hace las veces de "hoja de personaje". Incluso el tedioso proceso de ser novato, matando primero bichos pequeños para comprar mejores armas y equipo, está reflejado.

En conclusión, muy recomendable si te gustan los animes de este género, ligeros pero también bien hechos.





Hai to Gensou no Grimgar

Un grupo de adolescentes despierta en un mundo de fantasía sin recordar nada de su vida anterior. Pronto descubrirán que para sobrevivir en aquel extraño lugar sólo les queda una alternativa: convertirse en aventureros y enfrentarse a todo tipo de criaturas y peligros.
 
Traducido como "Grimgar de las cenizas y la fantasía", este anime está basado también en una saga de novelas ligeras, escritas por Ao Jumonji e ilustradas por Eiri Shirai, que llevan publicándose desde 2013. Sólo hay una temporada de momento, sin noticias de que vaya a darse el visto bueno a una segunda.

Grimgar puede que no destaque por la originalidad de su argumento, pero su intención tampoco es ceñirse a las convenciones del género, sino quizá reflexionar sobre ellas. Los protagonistas no son héroes por voluntad propia sino por necesidad, y su manera de afrontar su día a día, jugándose la vida contra monstruos por unas monedas, resulta más realista de lo que cabría esperar.

Convertirse en un guerrero de la noche a la mañana, aprender habilidades para sobrevivir, ser herido, perder amigos... Grimgar nos habla de lo que supondría trasladar un juego de rol a la vida real, y en parte también nos llama la atención sobre la forma en la que asumimos la muerte y la violencia en nuestras propias partidas. ¿Son desechables los personajes? ¿Qué ocurre cuando un PJ que ha compartido con nosotros meses, o años, de tiempo real y de juego fallece? ¿Representamos de forma correcta cómo nos afecta?

Este anime se diferencia del resto no sólo por su apartado visual sino por el acercamiento cotidiano a las relaciones entre personajes, situados contra su voluntad en una situación extrema. Tomar un arma, usarla contra otro ser vivo, ser herido, entrenar, mejorar, asumir la competitividad, descubrir lo que es el compañerismo, sacrificarse y ser un héroe... pero de verdad. Si Grimgar merece la pena es porque, además de acción y aventura, nos invita a reflexionar sobre todo lo anterior.


5 comentarios:

  1. A raiz de esta entrada me estoy viendo Grimgar y la verdad es que a mi el apartado grafico si me esta gustando y mucho.
    En cuanto al argumento y dialogos lo hemos visto en muchas obras como Thomas de Covenant, El tapiz de Fionavar o animes como Escaflowne.
    Aun asi no me parece flojo.
    Lo que si me descuadra es lo trascendentales que se ponen con temas tan superfluos como espiar a las chicas cuando estan desnudas...:(
    Tal vez esta parte es demasiado japonesa para mi.
    Y es que tal vez en el titulo del post falta la palabra erotismo...

    Aun asi gracias por la recomendacion. Me pienso ver las dos enteras

    ResponderEliminar
  2. Se que es injusto que de toda esta entrada solo te pregunte por esto: ¿¡Por qué este título!? "¿Qué tiene de malo intentar ligar en una mazmorra?". XD
    ¿Cual es la razón?
    La verdad es que de todos lo que he visto de este estilo, me cansa un poco. A mi el tema de niveles, vease guerreros del zodíaco, Songoku etc... me aburre, y es un defecto del que abusa y reabusa la animación nipona, que por otra parte es tremendamente influyente.
    De todos modos por la reseña me ha entrado la curiosidad por el segundo que comentas.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título es el típico gancho sin sentido, parece que lo han puesto los tituladores de películas al español habituales: "Las locas aventuras de...". En este caso no hay nadie que se pregunte eso en toda la serie, ni el protagonista tiene esa duda existencial en ningún momento.

      Haces bien prefiriendo Grimgar porque es mucho mejor, desde luego. Invita a reflexionar sobre nuestra afición, que ya es bastante.

      Aunque sea injusto, sí que parece que hay dos niveles de anime (o más). El que se cuida y se dibuja con mimo a lo Ghibli y el entretenimiento palomitero que se produce como churros. De todas formas creo que se pueden encontrar pequeñas joyas en los lugares más insospechados.

      Un saludo y gracias a ti por pasarte.

      Eliminar
  3. Ya me he visto entera la de Grimgar y estoy empezando la de Danmachi. Con esto te quiero decir que he seguido tus recomendaciones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que Danmachi te guste, aunque si Grimgar te pareció que tenía esos problemas de falta de seriedad, en ésta ocurre mucho más. Hay que tomársela como un entretenimiento más ligero. Para cuando la termines, quizá te interese Mahō Tsukai no Yome (The Ancient Magus' Bride). También es sobrenatural pero en otro estilo.

      Un saludo y gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar