domingo, 3 de diciembre de 2017


Algunas imágenes se quedan grabadas en la memoria. Las portadas de Jeff Easley para los manuales básicos de AD&D, con su guerrero de casco alado en plena carga a caballo y el mago peleando contra un dragón son dos de las más icónicas para mí, en lo que a juegos de rol se refiere. Las tengo asociadas a emoción, fantasía e interminables tardes de fin de semana en las que no había nada mejor que reunirse con los amigos en el club de rol y vivir nuevas aventuras.

Algo de lo que no me di cuenta en su momento, pero he descubierto con los años al trabajar como diseñador, es que había otro elemento que también se quedaría fijado en mi mente como asociado a los juegos de rol: las tipografías que usaban esos libros. Todavía hoy, al ver cualquier producto que use lo que yo llamaba "la fuente de AD&D" me asaltan los mismos recuerdos. Y no debo ser el único, tal y como se deduce de la portada de Clásicos del Mazmorreo, que le rinde un claro homenaje al estilo "fantasy". Esta misma imagen, presentada en Comic Sans, o sin irnos a algo tan ridículo, en una formal fuente Times, no causaría el mismo impacto. Resulta sorprendente y revelador que de un vistazo podamos saber de qué trata un libro, e incluso que nos predisponga para que nos guste, y todo gracias al uso de las "marcas" visuales adecuadas.

Por si alguien se lo preguntaba, la fuente que lo empezó todo, la que se usaba en las cabeceras los manuales de AD&D, se llama Friz Quadrata, y tiene una interesante entrada en la Wikipedia, además de un bonito artículo en Fonts In Use. Es imposible no sentir nostalgia al ver su selección de portadas. Alguna similar todavía la tengo en mi estantería, en concreto el Manual del Buen Guerrero (traducción creativa).



Desde luego, no son las únicas tipografías que se usaron en los manuales de rol de aquel entonces, y si hay alguien interesado en un informe más exhaustivo, puede consultar la página de Atlas of Mystara. Su trabajo identificando las más conocidas es excepcional.

Las malas noticias son que muchas de estas fuentes siguen siendo comerciales, pero como mínimo puede orientarnos a la hora de elegir unas parecidas en nuestros propios juegos de fantasía medieval old-school. La imagen vende, y una parte de esa imagen, o de ese "tono" que deseamos crear, son las fuentes.

1 comentarios:

  1. El misterioso mundo de las tipografías... Es una cosa que simplemente ves y te gusta o no, pero hasta que intentas usarlas no descubres lo complejo que es... Muy muy interesante esta entrada.

    ResponderEliminar