lunes, 6 de marzo de 2006

Voy a recuperar los artículos que en su momento redacté en otro blog sobre el sistema de juego Hyperion, pensado para utilizar con la ambientación de ciencia ficción inspirada en la serie de novelas del mismo nombre de Dan Simmons. Los comentarios siguen siendo bienvenidos.

(Publicado originalmente en www.fiade.com en 2003)

El sistema de Hyperion es muy sencillo, con conceptos ya usados en otros.

Un personaje cuenta con una serie de Atributos, 8 en total (Fuerza, Constitución, Coordinación, Rapidez, Inteligencia, Percepción, Personalidad y Aspecto) con puntuaciones de 2 a 20 . Estos Atributos aportan bonificadores directos, al daño hecho en combate, por ejemplo, y bonificadores a las Habilidades.

Las Habilidades se eligen en el momento de crear el personaje y se miden en porcentajes. Hasta aquí la base es muy parecida a La Llamada de Cthulhu.

Los controles de habilidad se realizan haciendo una tirada y sacando menos de la puntuación que se tenga. Es importante saber el margen de éxito, porque aunque en controles normales puede no influir demasiado, en combate ese margen define qué multiplicadores al daño se logran.

En el caso del combate he querido reducir el número de tiradas al mínimo, y para ello las armas tienen asignado un daño fijo. A ese daño se le suma la Fuerza del personaje, y dependiendo de la localización impactada y el margen de éxito, se asignan multiplicadores y se calcula el daño total. Todo con una tirada.

Un ejemplo: John tiene Fuerza 14 y ataca con un cuchillo (5 puntos de daño), su habilidad en ese tipo de armas es de 55%, tira los dados y saca 15, lo que da un margen de éxito de 40. Ese margen le permitiría tener un x2 al daño. Para averiguar dónde impacta, se suman los dados de la tirada (1+5=6).La localización 6 es el torso, que no da multiplicadores, por tanto el daño final es 38 (Fuerza 14 + 5 del arma, x2 del margen de éxito).

La siguiente entrega tratará sobre las Habilidades y el uso de porcentajes.

0 comentarios:

Publicar un comentario